Regulador y UPS: principales diferencias y cómo saber cuál elegir

20 abril, 2024
Compartir: Correo LinkedIn

La protección de los equipos electrónicos y la continuidad del suministro eléctrico son aspectos críticos en cualquier entorno empresarial. 

En este sentido, el uso de dispositivos como reguladores de voltaje y sistemas de alimentación ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés) se ha vuelto cada vez más común. Ambos ofrecen soluciones para problemas relacionados con la energía eléctrica, pero cumplen funciones diferentes.

En este artículo, examinaremos las principales diferencias entre un regulador y un UPS, con el objetivo de proporcionar una comprensión clara de cada uno y ayudar a determinar cuál puede ser el más adecuado según las necesidades específicas de su empresa.

Desde la estabilización del voltaje hasta la protección contra cortes eléctricos, analizaremos las características distintivas de cada dispositivo y cómo pueden contribuir a mantener el funcionamiento de sus operaciones de manera segura y eficiente.

¿Qué es un regulador de voltaje?

Un regulador de voltaje es un dispositivo diseñado para mantener un nivel de voltaje estable dentro de un rango específico, a pesar de las fluctuaciones que puedan ocurrir en la fuente de energía eléctrica. 

Estas fluctuaciones pueden ser causadas por diversas razones, como cambios en la demanda eléctrica, condiciones meteorológicas o problemas en la red. 

Los reguladores de voltaje se utilizan para proteger los equipos eléctricos y electrónicos de los efectos perjudiciales, como daños físicos, reducción de la vida útil o mal funcionamiento que las variaciones de voltaje pueden ocasionar. 

Al proporcionar un voltaje estable, estos dispositivos aseguran que los equipos conectados funcionen correctamente y con seguridad.

Existen diferentes tipos de reguladores de voltaje, como los ferroresonantes, electromecánicos y electrónicos. Algunos pueden ajustar el voltaje mediante sistemas de relés y transformadores, mientras que otros utilizan circuitos electrónicos para controlar y mantener el voltaje dentro del rango correcto.

Conozca más aquí: Tipos de reguladores de voltaje

¿Qué es un UPS?

Los sistemas de alimentación ininterrumpida (UPS, por sus siglas en inglés) son dispositivos que garantizan un suministro eléctrico continuo y estable a los equipos electrónicos, incluso en caso de interrupciones o fluctuaciones en la corriente convencional.

Sirven como un dispositivo que mantiene  el suministro de energía entre la fuente principal y los dispositivos conectados al UPS, asegurando que no se vean afectados por apagones, picos de tensión o caídas de voltaje.

Un UPS está compuesto por varios componentes clave, como baterías recargables, un rectificador que se alimenta de corriente alterna y la convierte en corriente continua (AC-DC), un inversor que convierte la corriente continua en alterna (DC-AC), y sistemas de control. 

En el momento en que la fuente de energía primaria falla, el UPS entra en acción automáticamente, suministrando energía desde sus baterías u otros sistemas de almacenamiento. Esta transición es transparente y garantiza que los dispositivos conectados no sufran interrupciones, daños o pérdida de datos.

Por este motivo, los sistemas UPS son fundamentales para la protección de equipos sensibles y críticos, como computadoras, servidores, sistemas de comunicaciones y equipos médicos. 

Ayudan a prevenir daños físicos, pérdida de información y tiempos de inactividad, asegurando que las operaciones continúen sin problemas, incluso en situaciones de emergencia.

5 diferencias entre regulador y UPS

Aquí se enumeran cinco diferencias clave entre un regulador de voltaje y un sistema de alimentación ininterrumpida (UPS), considerando aspectos como costo, velocidad, capacidad, límites y tipo de tecnología:

1. Costo:

  • Regulador: generalmente son de una inversión menor en comparación con los UPS. Su función principal es estabilizar el voltaje que proviene de la fuente principal de energía, por lo que su tecnología es menos compleja.
  • UPS: suelen ser de una inversión mayor debido a su alta tecnología de protección, ya que incorporan internamente baterías, rectificador – inversor y sistemas de control para mantener el suministro eléctrico constante, estable y de calidad durante interrupciones.

2. Velocidad:

  • Regulador: reaccionan rápidamente a las fluctuaciones, ajustando el voltaje para mantenerlo dentro de un rango seguro. Sin embargo, no pueden proporcionar energía durante un corte de energía.
  • UPS: tienen una velocidad de respuesta instantánea. En caso de un corte de energía, el sistema cambia automáticamente a modo respaldo por sus baterías internas para evitar interrupciones.

3. Capacidad:

  • Regulador: estos equipos pueden operar para voltajes de 1, 2 y 3 fases en capacidades desde 1 KVA hasta 2,000 KVA.
  • UPS: los equipos de respaldo operan en voltajes de 1, 2 y 3 fases, regularmente en capacidades desde 1 KVA hasta 2,400 KVA.

Entérese: Las ventajas de los UPS en la industria de alimentos

4. Límites:

  • Regulador: están limitados a estabilizar la corriente eléctrica. No ofrecen respaldo en caso de cortes ni protegen contra otras irregularidades como picos de corriente significativos.
  • UPS: tienen un rango más amplio de capacidades. Además de entregar un voltaje constante y limpio de perturbaciones, protegen contra cortes de energía, picos y caídas bruscas de voltaje.

5. Tipo de tecnología:

  • Regulador: utilizan tecnología para corregir el voltaje, mediante sus transformadores, relés o circuitos electrónicos. No suelen utilizar baterías.
  • UPS: incluyen tecnología más completa, mediante la cual crean una nueva energía limpia, estable y constante para alimentar todo equipo eléctrico – electrónico que requiera estar siempre operando y cumpliendo su fin común como actividad crítica.

En resumen, estas son las diferencias:

Características Reguladores y UPS

¿Cómo saber cuál es el ideal para mi necesidad?

Para determinar si un regulador de voltaje o un sistema de alimentación ininterrumpida (UPS) es la opción adecuada para su entorno, es importante tener en cuenta varios factores. 

Estos son algunos puntos clave para guiar el proceso de selección:

1. Entienda sus problemas eléctricos

  • Fluctuaciones de voltaje: si la red eléctrica en su área tiene altibajos frecuentes en el voltaje, un regulador podría ser la opción correcta. Este dispositivo estabiliza el voltaje para proteger sus equipos electrónicos de daños.
  • Cortes de energía: si experimenta cortes eléctricos regulares, incluso breves, un UPS es más adecuado, ya que puede mantener sus equipos en funcionamiento gracias a su sistema de respaldo.

2. Considere el nivel de protección que necesita

  • Protección básica: un regulador es suficiente para proteger sus equipos contra fluctuaciones de voltaje.
  • Protección integral: si necesita proteger contra fluctuaciones, cortes de energía, picos de voltaje, variación de frecuencia y ruido eléctrico un UPS es la mejor opción.

Lea también: 6 dispositivos que los reguladores de voltaje protegen

3. Evalúe la criticidad de sus equipos

  • Equipos sensibles: si está protegiendo equipos críticos como servidores, centros de datos, o dispositivos médicos, un UPS ofrece seguridad y continuidad para actividades altamente críticas.
  • Equipos menos críticos: para dispositivos que su operación no requiera tener protección contra cortes, pero si son sensibles contra variaciones constantes de voltaje, un regulador puede ser suficiente.

4. Analice su presupuesto

  • Inversión inicial: los reguladores suelen ser más accesibles que los UPS. Si el presupuesto es un factor determinante, un regulador puede ser la mejor opción como una protección inicial.
  • Inversión a largo plazo: aunque los UPS suelen ser más costosos, su capacidad para proporcionar nueva energía con respaldo y proteger contra una gama más amplia de problemas eléctricos puede justificar el costo adicional.

5. Determine el tiempo de respaldo necesario

  • Breve respaldo: si solo necesita tiempo para apagar sus equipos de forma segura durante un corte, un UPS con respaldo estándar puede ser suficiente.
  • Respaldo extendido: si necesita mantener sus operaciones durante un apagón prolongado, un UPS con un respaldo adicional de batería será necesario.

Al considerar estos factores, podrá decidir cuál es la solución más adecuada para su empresa o entorno. Considere la criticidad de sus equipos, su presupuesto y el nivel de protección que necesita para tomar la mejor decisión. 

Contactanos para una asesoría

Cerrar
Whatsapp Whatsapp